Las emociones en la familia. CNV Antiterapia

Todos conocemos las tensiones que se viven con las emociones en la familia. Estas tensiones surgen por las emociones entre los componentes del núcleo familiar: padres e hijos, o entre el matrimonio, o bien las tensiones en el encuentro con la familia externa: abuelos, primos, tíos, cuñados, etc. Estas tensiones las experimentamos desde bebés en el núcleo familiar, sobre todo en las celebraciones, como la fiesta de la navidad, un lugar de encuentro en el que el combate está garantizado la mayoría de las veces.

Es muy difícil hacer cambios en las situaciones de conflicto, puesto que la mayoría de las tensiones suceden debidas «a los aprendizajes inconscientes realizados desde bebés, unas memorias que influyen en cada encuentro de la persona adulta».

Para poder hacer cambios y vivir las situaciones de otra manera el primer objetivo es ser consciente de las tensiones personales. ¿Cómo hacerlo?

El aprendizaje de las emociones en la familia a lo largo del tiempo.

La familia está compuesta por un grupo de personas con diferentes edades y sexos que comparten un temperamento heredado, pero … cada uno piensa de una manera, gestiona las emociones en familia con una capacidad, tiene una actitud diferente, una forma de manifestarla, una jerarquía, «unos derechos», y una forma de interactuar.

¿Son nuestras las tensiones, o nos la producen los demás?

El primer objetivo es descubrir las tensiones personales que tenemos ante una situación, la forma habitual con la que recibimos la información, la procesamos y emitimos una respuesta. El segundo objetivo es valorar la capacidad que tienen los demás para comunicarse, sus tensiones, actitudes, tonos y volumen de su voz, y expresión corporal, estímulos que recibimos y que muchas veces nos hacen reaccionar desestabilizándonos, y haciéndonos perder nuestro centro, nuestro equilibrio interno con una determinada actitud.

Sean de uno mismo, o de cómo se recibe la información de una persona o una situación determinada, la CNV_Antiterapia te ayuda a comprender cómo y dónde se esta produciendo la tensión, aprendiendo a valorar «la realidad de forma ampliada» con una actitud proactiva, lo que te permite hacer elecciones conscientes, el inicio del camino para escribir tu futuro.

Los paradigmas en las emociones en la familia

Los paradigmas en la familia se forman con las normas de conducta, formas de actuar, los sabores, olores, el medio donde se vive, etc. Los paradigmas influyen lo que denominamos carácter y personalidad, condicionando el cuerpo y la mente de tal manera que actuamos automáticamente con las memorias que guardan.

Los paradigmas nos condicionan la forma de pensar y actuar en la familia. Se han ido elaborando durante el crecimiento. Las jerarquías se han ido aprendiendo y utilizando (incluso de niño se jerarquiza con el llanto, aprendiendo a llamar la atención y paralizando la actividad de los mayores), una forma de controlar y aprender su territorio.

Los paradigmas guardan memorias de cómo se tiene que actuar. Estas memorias nos ayudan a actuar instantáneamente de forma mecánica e inconsciente. Son memorias que preparan el cuerpo para actuar: moderando las constantes del cuerpo para estar a la altura de la situación, elevando estas constantes en caso de que las memorias guardadas mantengan tensión, o bajándolas cuando la situación está controlada, permitiéndonos «jugar y crear nuevos presentes» cuando se tiene madurez, control de uno mismo, y la jerarquía correcta.

Psique Vs soma

Psique Vs soma, la mente – actitud y dinamismo Vs cuerpo – hormonas – aptitudes. Mente y cuerpo son inseparables. Ambas partes están unidas y presentes en todo momento para actuar instantáneamente en cada situación.

Las memorias que mantienen los paradigmas activan la actitud y preparan los sistemas del cuerpo para actuar como se hizo en anteriores ocasiones, moderando las constantes vitales (pulso, respiración, sistema nervioso, etc.), elevándolas o bajándolas incluso antes de que se produzcan. Un proceso que se denomina anteroalimentación, necesario para mantener la homeostasis del cuerpo.

¿La mente dirige el cuerpo provocando una postura, movimiento y exteriorización con una determinada intensidad, o el cuerpo condiciona con sus constantes y adaptaciones físicas a las actitudes y los dinamismos que mostramos?

¿El cuerpo se ha adaptado a la psique, o la psique se ha adaptado al cuerpo? Esta es la gran pregunta de todo profesional que estudia psicosomática. Una pregunta de difícil respuesta, puesto que es complicado valorar las tensiones de la mente que condicionan y predisponen al cuerpo elevando sus constantes para mantener la excitación de sus exigencias o bajando el tono, con lo que las respuestas que se emiten son distorsionadas y no se termina de expresar o de entender lo que se está expresando o viviendo. O al revés, es el cuerpo el que hace que la mente y la actitud se manifieste de una determinada manera (lo podemos observar comparando la diferencia con la que nos mostramos cuando estamos cansados o excitados), y al revés.

La realidad es que mente y cuerpo forman un conjunto inseparable que responde siempre con una intensidad que se muestra en las actitudes ante las distintas emociones.

La mente puede condicionar el cuerpo y el cuerpo puede condicionar la forma de pensar.

Los aprendizajes realizados durante la vida y los paradigmas vividos, contienen estas memorias que nos preparan para las situaciones incluso antes de que se produzcan. Esta particularidad nos permite poder valorar las tensiones de cualquier tipo de situación con los test de Kinesiología dinámicos (donde todo el cuerpo responde como uno), utilizando la Antiterapia como base (saber los sistemas que el cuerpo utiliza en cada suceso), y la CNV para saber cómo y dónde dirigir la comunicación basada en un simple test y una respuesta que hay que saber interpretar en el contexto de la comunicación.

Mente, actitud, manifestación

Cada miembro de la familia tiene una forma de pensar, una capacidad de gestionar sus emociones, un orden en la forma de elaborar su mente, y una capacidad de expresión que ha aprendido a lo largo de los años forjando lo que denominamos carácter o personalidad. Normas aprendidas dependiendo de las «realidades» que guarda como memoria, los paradigmas aprendidos, y los aprendizajes personales realizados.

Hasta hace poco tiempo las familias crecían en el mismo entorno, adaptándose al medio, al clima, a las condiciones sociales, a los tipos de comida y las costumbres.

Esto suponía que para convivir y relacionarse con otras familias debían mantener unas serie de normas para tener un cierto equilibrio entre ellos. Estas reglas de conducta eran necesarias para evitar conflictos, dolor o angustia. Normas aprendidas y transmitidas de generación en generación que se convertían en «paradigmas», formas de entender cómo relacionarse y saber cómo actuar en todo momento tanto entre ellos como con el entorno para poder sobrevivir.

Padres con los hijos, relaciones sociales, formas de trabajar, defender el territorio y el control de las acciones, parejas entre sí, formaban los 5 planos sociales donde se desarrollaban adaptándose al entorno con el paradigma de cada una de ellas.

Estos 5 planos sociales (familia, sociedad, trabajo, poder personal, pareja), necesitaban esas normas, paradigmas y conocimientos para poder enfrentarse al entorno, mantener la jerarquía, controlar su territorio, saber cómo conseguir comida, cuidar el cuerpo, y defenderse de los enemigos tanto de su especie como de otras especies.

Los nuevos paradigmas. La nueva normalidad

Hoy en día los cambios en los paradigmas debidos a la sociedad moderna, han cambiado la formas de actuar. Niños con diferentes núcleos familiares debidos a las separaciones de parejas, abuelos que ya no tienen la seguridad de su antiguo paradigma con lo cual no saben cómo actuar, o la familia externa que ya no comparte necesidades grupales, motivo por el que no se relacionan como antes. El cambio de paradigma actual provoca conflictos de jerarquía y territorio alterando sus conductas básicas, y combatiendo sin saber por qué en una guerra que podríamos llamar «combates por amor», combates buscando encontrar cómo mantener la seguridad del clan familiar.

Cuando esta seguridad está en juego, entra en acción el cerebro reptiliano, y las tensiones de lucha por la supervivencia se activan como si se tratase de algo vital. Un proceso ancestral que ha ayudado a todas las especies a mantener la vida.

Salud = capacidad de cambio

Los paradigmas son las normas con las que vivimos «con una cierta comodidad» puesto que ya sabemos cómo van a suceder las cosas, lo que esperamos de las demás personas y las repuestas que se van a producir.

Los paradigmas provocan diferentes actitudes ante los sucesos. En cada ocasión repetimos la misma actitud: activa – reactiva – pasiva.

  • La actitud activa provoca una tensión para mantener el paradigma cediendo o luchando para que todo sea como conocemos, «que todo sea correcto»»como siempre se ha hecho».
  • La actitud reactiva tiene una tensión en contra del paradigma bien sea para cambiarlo, o bien sea por la propia tensión de ir en contra de todo. Una forma de buscar jerarquía buscando siempre conflicto.
  • La actitud pasiva es que se acepta el paradigma no implicándose en él ni a favor ni en contra. Evitando todo conflicto.

Estas tres actitudes conllevan un gasto importante y una incapacidad de elección diferente de las necesidades del momento. El cambio es muy costoso y tanto la mente como el cuerpo se tienen que adaptar a ese gasto produciéndose lo que llamamos enfermedades psicosomáticas, adaptaciones mentales o físicas que impiden tener capacidad de cambio.

La actitud proactiva

La actitud proactiva observa la realidad valorando la tensión que existe para hacer elecciones.

Las anteriores actitudes activa – reactiva – pasiva tienen una relación íntima con los paradigmas influyendo la tensión en sus elecciones, por lo que las acciones y los resultados que se obtienen son siempre los mismos, dificultando a la persona a hacer cambios.

La actitud proactiva en cambio valora la tensión y elige cómo utilizarla. Es el principio para hacer cambios personales.

El primer objetivo de la actitud proactiva es mantener un centro equilibrado desde donde seguir realizando elecciones sin tensión. No utiliza los paradigmas, sino que busca constantemente cómo elegir independientemente de lo que los demás esperen, o de lo que uno mismo cree que va a suceder.

La madurez se basa en esta capacidad de elección. Anteriormente los abuelos y las personas maduras sabían cómo hacer elecciones correctas, pero actualmente no saben qué hacer, o la palabra madurez se convierte en vejez debido a que sus conocimientos no sirven para «los nuevos paradigmas» o «la nueva normalidad».

La capacidad de cambio que se obtiene con la actitud proactiva permite tener la seguridad necesaria para «confiar en el proceso», dirigiendo las acciones de uno mismo y la interacción con los demás.

Conoce tu cuerpo: Antiterapia – CNV – Kinesiología.

La Antiterapia, el Método CNV y los test de Kinesiología dinámicos (específicos para las emociones) te pueden servir de ayuda para mejorar tus emociones en la familia:

  • La Antiterapia te ayuda a comprender cómo interactuamos con el medio externo manteniendo el equilibrio interno, la llamada homeostasis en la que las emociones en la familia provocan cambios importantes.
    • Analiza los sistemas principales que intervienen en: la anticipación de los sucesos, la recepción de la información externa con los sentidos, el procesado de datos con los sistemas del cuerpo, las capacidades de respuesta con la neuro coordinación, y los aprendizajes que realizamos, las memorias que guarda el cuerpo para volver a responder en la próxima situación o situaciones parecidas.
  • El Método CNV (comunicación no verbal) te ayuda a desarrollar un lenguaje sencillo con el cuerpo.
    • Qué se busca con la comunicación, para qué, qué objetivo se tiene, dónde realizarla: los sistemas implicados con el lenguaje que utilizan, qué tipo de acercamiento o profundidad se quiere obtener, qué tipo de estímulo realizar, el tipo de test que se puede realizar, la interpretación de la respuesta, y la elaboración de posibilidades de trabajo para mejorar una situación determinada.
  • Los test dinámicos de Kinesiología (test del Láser, test de tensegridad, test de polaridad) te ayudan a valorar la tensión.
    • El test de tensegridad y el test de polaridad se realizan sin necesidad de ayuda. Los puedes realizar tú mismo. Te descubren una forma de comunicarte con el cuerpo. Una vez aprendidos se utilizan como un sentido más, valorando la tensión incluso antes de que se produzca cualquier encuentro y actuando en consecuencia.

La Antiterapia y la CNV en las emociones en la familia

La Antiterapia busca tener consciencia y capacidad de elección en cualquiera de los planos sociales (en este caso en la familia). Para ello utiliza herramientas y estrategias muy básicas y sencillas que hacen posible utilizar los recursos innatos para ampliar las capacidades de elección, el primer paso para hacer cambios.

  • Las hojas de ruta. Una estrategia importante para saber lo que se quiere conseguir, lo que se necesita para conseguirlo, cómo utilizarlo, y una valoración de cómo cambiarían las circunstancias y la realidad cuando se consigan. Una estrategia que permite ampliar la visión de lo que se está produciendo, qué falta para conseguirlo, y las necesidades que realmente se tienen. Las hojas de ruta son muy importantes para distinguir entre: «lo que se desea, lo que se quiere, y lo que realmente se necesita».
  • Utiliza el Método CNV (comunicación no verbal) con los datos de esta hoja de ruta para:
    • Localizar las tensiones buscando cómo realizar un estímulo en los sistemas corporales que intervienen y cómo interpretar la respuesta.
    • Valorar el estímulo que corrige la tensión, lo cual nos ayudará a hacer ese cambio consciente de forma sencilla.
  • Las 4 fases de adaptación que nos ayudan a valorar el estado de la tensión.
  • Las 4 fases de aprendizaje que nos ayudan a mejorar las capacidades de respuesta.
  • Los test de Kinesiologia CNV (test del Láser, test de tensegridad y test de polaridad), herramientas que ayudan a hacer consciente de las tensiones y las posibilidades de cambiarlas.

Los talleres de Antiterapia están dedicados a las personas que buscan hacer cambios personales, a la vez que a los profesionales que encuentran con el Método de CNV una guía de trabajo para mejorar a la persona, su Mapa (lo que es), su territorio (las habilidades que posee) y su zona de encuentro con los demás o zona de expansión.

El Método CNV en las emociones en la familia

Los test de CNV (comunicación no verbal) se dirigen a observar las tensiones en esta simbiosis de cuerpo / mente. Para ello utiliza estímulos físicos, mentales y provoca dinamismos de la actitud. El objetivo es valorar y localizar dónde se ocultan esas memorias automáticas e inconscientes que nos hacen reaccionar siempre ante el mismo estímulo de igual manera y con la misma intensidad, porque la mayoría de las veces no es el contenido del mensaje que el otro miembro de la familia nos envía, sino que se reacciona ante el tono, volumen, mirada, etc.

Este dato es importante para saber hacer estímulos tanto en el soma como en la psique, algo que nos permitirá encontrar muchas de las tensiones inconscientes para poder cambiar nuestra percepción y actuación.

Con la CNV podemos valorar con estímulos estas partes importantes para valorar la tensión que guardan los aprendizajes realizados en los paradigmas. Podemos hacer estímulos en la mente, en los paradigmas familiares, en el sistema nervioso (en cada uno de los tres cerebros), en los órganos (cada uno tiene una emoción asociada), o en los chacras para valorar las tensiones con el exterior.

Objetivo de los talleres de Antiterapia

El objetivo de los talleres de CNV_Antiterapia es descubrir las tensiones inconscientes, el primer paso para conocerse a uno mismo, para después aprender a hacer elecciones que nos hagan vivir los presentes con los resultados que necesitamos.

  • El objetivo: las emociones en la familia. Buscar las tensiones no conscientes.
  • ¿Cómo hacerlo? Con las herramientas básicas de la comunicación no verbal (CNV) utilizadas en Antiterapia: el test del Láser, el test de tensegridad, y el test de polaridad.
  • ¿Qué podemos utilizar como estímulo? Ponerse en una situación y valorar dónde tenemos tensión: en la mente, los paradigmas, la tensión con la que los vivimos, los tonos o volumen, cómo son nuestras respuestas, cómo nos vivimos en una determinada situación.
  • ¿Dónde dirigir la comunicación? valorando en qué estado y en qué plano se encuentra la tensión con las 4 fases de adaptación.
  • ¿Qué sistemas intervienen para mantener la actitud o la tensión corporal? nos sirve para saber que tipo de estímulo realizar, es imprescindible saber los sistemas que intervienen:
    • Los 3 cerebros que dirigen y regulan la información del cuerpo con sus vías aferentes (recibir información externa), y eferente (realizar respuestas neuro motoras). El cerebro reptiliano regula las funciones vitales para mantener la supervivencia – jerarquía – territorio, el cerebro límbico interactúa con los demás por medio del sonido y las emociones grupales, mientras que el neocórtex une los datos anteriores para crear y elaborar las formas de acción y creación de nuevos presentes (la diferencia del humano con los animales es la capacidad de crear: Génesis 1-27).
    • La Medicina Tradicional China (MTC) nos enseña la integración de las 5 fases o elementos que nos muestran datos de cómo están interrelacionados los órganos con las emociones y el resultado en la exteriorización. Para ellos psique y soma son un todo imposible de diferenciar.
    • Los conocimientos de la tradición Hindú nos transmite cómo interactuamos sutilmente con el entorno, las vibraciones que emitimos o recibimos, conocimientos reflejados en los 7 Chacras principales.
  • ¿Cómo podemos cambiar las respuestas con tensión que hemos encontrado? Para hacer conscientes las tensiones inconscientes se utiliza la estrategia de las 4 fases de adaptación, y para ampliar nuestras capacidades de elección se utilizan las 4 fases de aprendizaje. Dos estrategias muy sencillas que se aplican en todos los planos sociales, y en todo tipo de terapias, sean físicas, nutricionales, emocionales, de capacidades cognitivas, etc.
  • ¿Cómo integrar los aprendizajes? Con los ejercicios de neuro coordinación a la vez que los armonizamos con lo que se aprende en cada fase de aprendizaje.
  • ¿Podemos ayudar de alguna manera en el proceso? Podemos tomar suplementos dependiendo si el cuerpo los necesita, tomar alguna flor o esencia, utilizar sonidos, luz, color, frecuencias, o afirmaciones que nos lleven a conseguir nuestro objetivo.

Herramientas y recursos del taller de Antiterapia en las emociones en familia

En el taller de Antiterapia dedicado a las emociones en la familia se utilizan las herramientas del test del Láser, test de tensegridad y test de polaridad, para valorar y localizar las tensiones no conscientes. Es necesario conocer cuándo hay tensión, hacerla consciente, aprender otras maneras de afrontar la situación, y saber cómo mantener el centro, «lo que llamamos madurar».

El taller de Antiterapia utiliza varios recursos:

Los tres cerebros y las funciones del SN

Cada miembro de la familia ha ido aprendiendo desde el nacimiento diferentes formas de comportamiento durante el crecimiento y cambios hormonales.

Los aprendizajes realizados en la etapa de reptil con el control de la supervivencia donde se sentía único, «la época del todo mío», donde el principal sentido era la vista, se añadió el aprendizaje social con el cerebro Límbico compartiendo con los juegos y la jerarquía grupal, «utilizando el sonido con volumen o tono para jerarquizar», los dos principales componentes de los conflictos emocionales. Con el tiempo, poco a poco fue madurando hasta tener un control de sus actos con el cerebro del neocórtex, donde se desarrolla la entrega y el amor, «por que tiene que haber una persona mayor que no duerma para colocar los regalos en el día de reyes … el que hace que los demás sean protagonistas … el protagonista principal que no recibe honores …»

El resultado del crecimiento y de cómo interactuamos es la suma de aprendizajes en el desarrollo de las capacidades de cada uno de los cerebros. Estas memorias se observan en la capacidad de mantener el centro en cada situación. Utilizar sus capacidades y recursos para dirigir la zona de encuentro, la etapa de madurez.

Las 5 fases o elementos chinos, la interacción psique / soma

Sabemos que psique y soma están íntimamente unidos. Esto lo sabe muy bien la cultura china, donde nos transmiten las relaciones entre órganos y las manifestaciones emocionales con los 5 elementos o las 5 fases. Un hígado es colérico, un corazón es extrovertido, un bazo es controlador, un pulmón es austero, o un riñón es miedoso. Ellos sabían muy bien estas relaciones, las reflejaron hace cientos de años, y siguen siendo aún vigentes como se comprueba con diferentes equipos de medición.

Los chacras la interacción con el exterior.

La cultura hindú nos habla de los chacras, centros de energía que no conectan con el exterior. Recibimos y emitimos con una determinada frecuencia (como también se comprueba con los equipos de biorresonancia). Cada Chacra tiene una forma de expresión. La tensión en uno de ellos impide ese encuentro, es más, interviene antes del encuentro.

La actitud proactiva en las emociones en la familia

La actitud proactiva se manifiesta con una capacidad de gestionar la tensión en cada situación, buscando cómo utilizarla para mantener el equilibrio y la capacidad constante de elección (independiente del paradigma que se viva).

Podríamos decir que la jerarquía familiar ya no es con la jerarquía que dictaban los paradigmas anteriores, sino que las familias se mantienen cuando el que dirige, o los que dirigen (caso de que la pareja sea estable y esté «maduramente unida»), controlen la estabilidad y el centro de cada momento, para que el entorno y los sucesos se vivan generando presentes que les permita crecer al resto de los miembros.

Jose Luis Godoy Muelas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

3 comentarios en “Las emociones en la familia. CNV Antiterapia

  1. Este taller de CNV antiterapia donde se hablaba de las tensiones que tenemos en las emociones en familia me pareció muy importante y vital a nivel personal. La familia es el núcleo desde donde partimos nuestro propio camino, y en el aprendemos constantemente, a veces de manera consciente y otras inconscientemente.

    A día de hoy, gracias al taller de antiterapia CNV estoy empezando a ser consciente de algunas tensiones inconscientes que aprendí en su momento donde me influyen a la hora de elegir en cada momento y en cada presente. Con ello, pretendo avanzar en mi proactividad y capacidad de elección, para vivir cada presente y recuperar mi esencia.

  2. Me ha parecido muy interesante la idea de que para enseñarle algo a alguien no se lo puedes enseñar con palabras sino con hechos, tienes que hacerlo y tenerlo dominado tu primero; también he aprendido que muchos comportamientos míos, no son mios realmente sino repetición del comportamiento de mis padres.

  3. Me ha parecido muy interesante ver cómo cosas de las que no somos conscientes nos afectan a nivel físico, bioquímico, energético y/o emocional.
    Además aprender a través de qué sistemas se mantienen esas memorias que hemos adquirido desde pequeños me ha ayudado a entender más mis dinamismos y cómo me relaciono con los demás.
    El curso de antiterapia CNV me está ayudando a tener más capacidad de elección y a ir descubriendo quién soy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuida tu cuerpo solo tienes uno y para ello Phisico es tu centro, encontraras todo lo que necesitas para entroncare bien: Fitness de última tecnología, técnicas manuales, osteopatía, kinesiologia, acupuntura, técnicas de equilibrio alimentario, escáner corporal 3d, Capenergy, biorresonancia Mora Nova y mucho más. Ven a conocernos.

Pedir Cita

Rellena este formulario para solicitar cita, rellene con sus datos y las preferencias de su cita, se pondrá nos pondremos en contacto con usted para darle la cita.

Contacto