Botiquín y remedios para la Fiebre

La fiebre es un mecanismo de defensa del cuerpo, el resultado del funcionamiento del sistema inmunológico trabajando contra una agresión.

El cuerpo sube la temperatura impidiendo la vida cotidiana para poder centrarse en sus necesidades, por lo que es recomendable atenderle para que la respuesta no sea demasiado intensa con fiebres altas, a la vez que mejoramos los síntomas que la acompañan.

MEDICIÓN DE LA TEMPERATURA CORPORAL

La forma más fiable de medir la temperatura es en la axila. La temperatura corporal de cada persona varía. Se considera normal que una persona tenga entre 36º y 37ºC. A la temperatura de entre 37ºC y 38ºC se la llama febrícula, que es una fiebre ligera o suave. La fiebre en adultos que llega a los 38º no es peligrosa. Si con el paso de las horas, la fiebre sube a 39º- 40º, sobre todo en niños y ancianos, hay que tomar medidas urgentes.

CÓMO ACTÚA LA FIEBRE

La fiebre ralentiza las actividades externas del cuerpo, dedicando más energía en activar el sistema inmunitario para combatir la agresión. Una prioridad vital. 

Cuando llegan toxinas a la sangre, ciertas células como los glóbulos blancos liberan los llamados pirógenos endógenos. Estos dan la orden al sistema nervioso de aumentar la temperatura y estimulan la producción deT-Killers (células esenciales para la inmunidad).

El aumento de la temperatura corporal dificulta el crecimiento de las bacterias, virus y células cancerígenas, lo que disminuye su capacidad destructiva.

La fiebre ayuda en la depuración del cuerpo a través del sudor, la orina o la respiración, no sólo los tóxicos de origen bacteriano o vírico, sino también las toxinas que llevan tiempo generándose.

Todo esto contribuye a que después de la fiebre la persona suele recuperar la vitalidad y alcanzar un mayor grado de salud que antes del proceso febril.

NIÑOS

Debido a la vitalidad de su sistema inmunitario los niños suelen tener fiebres más rápidas e intensas.

Si el niño tiene buen aspecto, juega y no parece afectado, puede que con sólo mejorar los síntomas que muestra sea suficiente mientras que el sistema inmunitario actúa. 

REMEDIOS PARA BAJAR LA FIEBRE

Es conveniente aliviar la fiebre mientras se siguen las recomendaciones del profesional sanitario. Hay diversos remedios para aliviarla:

  • Irrigaciones ó Lavativas: Es un remedio utilizado en diversas culturas, incluso en la nuestra durante años. Las irrigaciones o lavativas refrescan, dan humedad y descongestionan el intestino, ayudándole a mantener un equilibrio en la absorción de nutrientes al mejorar la flora, y en la eliminación de residuos y sustancias tóxicas que la mayoría de las veces forman parte del entorno que alimenta a los virus y bacterias. Para que sea eficaz un enema en un adulto debe ser al menos de un litro y medio (en niños 1/4 o 1/2 litro es suficiente). La irrigación se hace con agua mineral, pudiendo añadir una infusión de tomillo o manzanilla por su poder desinfectante y antiinflamatorio. El reposo, la dieta líquida, la sudoración y las irrigaciones mejoran los síntomas que acompañan a la fiebre, como el dolor de cabeza.
  • Paños húmedos en muñecas, tobillos y frente, un buen remedio cuando la fiebre es muy alta. Se puede utilizar una esponja mojada con agua fría y humedecer las áreas de las axilas, los pies, las manos y las ingles. También se puede emplear un trapo que previamente haya estado en el frigorífico. En niños es importante recordar que la sensación de la madre tocando y “mimando” al niño consuela mucho. Mohatma Gandhi recomendaba envolver con una sabana húmeda todo el cuerpo del paciente para bajar la fiebre.
  • Friegas con alcohol: El alcohol al evaporarse absorbe el calor de la piel. Es un remedio eficaz e inmediato pero no duradero.
  • Baños tibios (no ducha): Cuando la bañera esté llena, añadir jengibre troceado y dejarlo actuar durante 10 minutos antes de tomarse un baño de 10 minutos. Se trata de un baño de agua tibia, pero no fría, para que el cuerpo no sufra un cambio de temperatura brusca.
  • Cura de sudoración: tomar una infusión de tila (relajante) y sauco (ayuda a sudar) a partes iguales. Luego darse un baño soportando el agua caliente (40º) durante 5 a 10 min. Después se escurre el agua y bien envuelto con una toalla se reposa en la cama. Al poco tiempo se empieza a sudar abundantemente. Después de la sudoración es conveniente una ducha caliente y, bien seco, reposar de nuevo. Esto provoca una reorganización de las defensas al tiempo que hace eliminar una gran cantidad de toxinas por la piel a la vez que ayuda en el proceso del sistema inmunitario elevando la temperatura.

Infusiones (fitoterapia):

  • Milenrama: Esta planta es usada para tratar los problemas del aparato respiratorio, mejorar la circulación de la sangre, la gastritis, los síntomas de la menopausia y los dolores menstruales. La Milenrama influye positivamente a la hora de reducir la fiebre.
  • Infusión de Salvia: Ayuda a transpirar y baja la fiebre. Poner las hojas en una taza de agua hirviendo y dejarlas reposar durante 10 minutos. Se puede añadir miel y zumo de limón para aliviar la garganta.
  • Infusión de Jengibre: Libera calor, provoca sudoración y reduce la fiebre. Esta sustancia es un antiviral natural y beneficia al sistema inmunológico. El jengibre puede beberse en una infusión o es posible hacer un baño con polvo de jengibre. 
  • Si hay infección, apoyar al sistema inmune con Propóleo ó Echinácea y vitamina C.
  • Tomillo y romero: Calman la tos, la irritación de garganta y la bronquitis. Añadir una cucharada sopera de tomillo y una de romero en una taza de agua caliente.
  • Ajo: Antibiótico natural.

Homeopatía:

  • Aconitum 7CH: fiebre alta de instauración muy rápida, por golpe de frío. Piel seca y ardiente. Inquieto. Sin sudor.
  • Belladona 7CH: fiebre alta, brusca, con enrojecimiento de cara y delirios. Ojos brillantes. Cefaleas. Con sudor.
  • Chamomilla 7Ch: fiebre alta mantenida con síntomas de desasosiego.
  • Ferrum Phosphoricum 7CH: fiebres bajas, con poca energía. Anémico. Suda y enrojece la cara ante cualquier movimiento.
  • Bryonia 7CH: cuando hay mucha sed, está inmóvil, se agrava con el movimiento y mejora con la presión.
  • Mercurius 7CH: mucha sed Tiene escalofríos y sudores nocturnos. Mal olor de boca. Anginas.
  • Phosphorus 7CH: mucha sed. Está muy débil, apático. Vomita el agua que bebe.
  • Gelsemium 7CH: no tiene sed. Escalofríos en la espalda que suben y bajan. Dolores articulares. Muy decaído, postrado. Cefaleas y temblores que mejoran con la sudoración.
  • Pyrogenium 7CH: fiebre muy alta. Abatido. No reacciona a otros remedios.
  • Engystol: antiviral de amplio espectro.
  • Oscilococcinum: remedio más usado para la gripe. 
  • Nux vomica Homacord: cuando el causante puede ser el aparato digestivo.
  • Berberis Homacord: cuando el causante pueda ser el sistema urinario.

Imanes:

  • Timo: en caso de infección o de necesidad de estimular el sistema inmunitario de forma inespecífica. Sur a la izquierda de la parte alta del esternón, norte a la derecha.
  • Pulmones: en caso de catarro en las vías respiratorias. Sur 2cm debajo de la clavícula izquierda, norte 2 cm debajo de la derecha.

Una buena forma para valorar la zona y el remedio es utilizar el tests del Láser, que se explica en este post.

ALIMENTACIÓN DURANTE LA FIEBRE

Hay que beber mucha agua (independiente de las infusiones) y líquidos que ayuden a depurar. El agua humedece tejidos ayudándoles a eliminar toxinas. Es especialmente importante cuando se pierden muchos líquidos: sudor excesivo, diarrea, vómitos, etc.

El cuerpo necesita hidratarse por el desgaste térmico y la actividad del sistema inmunitario. El agua debe ser prioritaria, pudiendo tomarse incluso caliente “sola” (remedio tibetano).

La fiebre viene acompañada de falta de apetito porque toda la energía esta centrada en el sistema inmune y en la función depurativa y desintoxicante.

No se debe comer mucho. Cuando hay fiebre es necesario tomar líquidos y comida de fácil asimilación y con nutrientes básicos. Lo ideal es caldos de huesos, caldos de verduras sin aceite ni sal, algún zumo de frutas naturales, y todas las infusiones que apetezcan. 

Hasta que no desaparezca la fiebre no conviene iniciar una dieta sólida.

Es importante evitar las intolerancias alimenticias porque producen estancamientos y digerirlos requiere de un esfuerzo y gasto de energía que en estos momentos necesita el sistema inmunitario.

El reposo es importante para que el sistema inmunitario utilice toda la energía corporal en los mecanismos internos de autorregulación y la eliminación de toxinas.

Este artículo no suple la consulta de un médico. En caso de duda, gravedad o persistencia de los síntomas, consulte con su médico de confianza.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cuida tu cuerpo solo tienes uno y para ello Phisico es tu centro, encontraras todo lo que necesitas para entroncare bien: Fitness de última tecnología, técnicas manuales, osteopatía, kinesiologia, acupuntura, técnicas de equilibrio alimentario, escáner corporal 3d, Capenergy, biorresonancia Mora Nova y mucho más. Ven a conocernos.

Pedir Cita

Rellena este formulario para solicitar cita, rellene con sus datos y las preferencias de su cita, se pondrá nos pondremos en contacto con usted para darle la cita.

Contacto